_____________________________

_____________________________

miércoles, 29 de mayo de 2013

Robregordo 2013



Sin lugar a dudas para mí este es el día D, o mejor los dos días Ds, del calendario trialero. Por lo que representa para el trial clásico este pedazo evento y por lo distante y diferente con respecto a otros triales que participo. Nada que ver.

El tiempo este año soleado y fresco y necesitabas la manga larga como fuera. No se ha parecido a ningún otro año, ni al típico de Robregordo y de la cara norte de Somosierra que en esta época del año suele estar nublado y con mucha probabilidad de lluvia.

El recorrido de interzona, ¡espectacular como siempre! 41.76 km marca el Endomondo que grabé el sábado. El domingo se hizo el mismo recorrido aunque alguna zona cambiaba algo. 



Este año se hizo en sentido contrario a años pasados y, para los que hayáis ido, imaginaos las bajadas que antes eran subidas y, sobre todo las subidas que antes fueron bajadas. Javi, que si no hubiera tenido la comunión, pensaba ir con la chicharrilla cota 123 habríamos tenido que haber parado en medio de los cuestones sin duda. Había gente que paraba a dejar refrigerar los motores (todos de aire). Recordar la vereda que este año se subía, entre dos muros de piedra llena de piedras grandes y que bajaba cargadita de agua. O los bosques de hayas con mucho recorrido por ellos, de una belleza extrema. Sólo un pero: tenías que estar muy al tanto de los golpes de los árboles con las manetas. Uno en mi maneta derecha me bloqueo la dirección y ¡al suelo!

En cuanto a la compañía, este año los García Delgado Bros. no pudieron venir, ni tampoco Alfonso ni Octavio. Los tres nos habíamos inscrito como equipo TR11 Classic y por problemas importantes les impidieron la asistencia en el último momento. Al final, me vi sólo, aunque compartí habitación en el hotel con Piñeira.

Nos quedamos en la cena oficial homenaje a Tarrés, donde después se repasó su trayectoria. En la carrera tuve que salir sólo pues ya no había forma de sacar una terna de equipo, pero en seguida, a partir de la zona 3 me adjuntaron Juan Ciordia Lallorea y Manolo Bx  y fue un placer hacer el trial juntos. ¡Lástima su condición de Bultaquistas! Uno, recalcitrante, y el otro, en grado máximo.



Las zonas: bonitas y superclásicas, es decir, a base de giros en cuesta arriba y cuesta abajo contraperaltados con algún pequeño escalón en el punto más crítico. Fáciles pero te dejabas algún pie con frecuencia. Hablo siempre del nivel bajo, amarillos.

Vamos al apartado de la montura. El comportamiento fue increíblemente mejor que en ediciones pasadas. He mejorado muchísimo en las puntuaciones y sólo lo puedo achacar a mi nueva montura, la que nos hicimos Julio y yo y que aquí prometo unas entradas en las que pretendo exponer su concepción y ejecución. Aquí dejo un avance de la moto.


Mi condición física era peor que el año pasado: un desastre, y las zonas de un nivel parecido, y he ido muchísimo mejor y es que la capacidad de giro de la horquilla, mucho más cerrada es inmejorable para una clásica. También la estabilidad que da el basculante largo y el nuevo reparto de pesos te permite muchas concesiones a los errores, muchos en mi pilotaje. Creo que el sábado hice 26 puntos en 25 zonas, es decir, ¡a un pie por zona! Algo nunca visto en mi carrera trialera. No hice ni un solo fiasco.




La foto corresponde a la zona 20 del campo de fútbol y es en un giro muy cerrado y cuesta arriba, y aunque en la foto apenas se aprecia, lo hice con la rueda delantera en el aire. ¡Todavía no me lo creo!

Sólo tuve un percance de fiabilidad y fue el tramo de escape que me fabricaron en inoxidable, que lo perdí en un tremendo escalón de la interzona. Escalón que si lo ponen en una zona, directamente me pico un cinco y fuera. Y es que hay sitios de la interzona por donde pasas sin problemas, que lo haces y no te lo crees. Pero la inercia que llevas y el ritmo para no perder cuerda, hace que aprietes dientes y,... ¡venga lo que sea! Recuperé el tramo de escape, fácilmente localizable por el cambio de ruido, y lo puse atándolo con bridas y listo.






















No hubo muchos Campeones del Mundo y estrellas invitadas este año, pero es que uno, Jordi Tarrés con Beta TR34 (postclásica), copa sietes. En el bar con las cervecitas, después de la jornada del sábado estuvimos charlando con el Jordi, un tío muy normal y nada endiosado, pero... ¡requetecampeón del Mundo! y con vivencias trialeras a sus espaldas como para escribir una enciclopedia.

Y Soler, un cachondo mental, de fácil labia y simpatía. A ver si algún año le vemos como ex piloto de Montesa cota 349 UK y /4.

Me duelen hasta las pestañas, pero estoy feliz.

1 comentario:

Tanausú a garcia dijo...

Que divertido tiene que ser una competicion trialera de clasicas, pienso competir desde que tenga mi jollita lista..lo de la baja forma...lo tienes facil.. unos meses antes de las pruebas.. en tus habitos alimenticios reduce los alimentos basados en hidratos de carbono, hasta el mediodia lo que son pastas, arroz papas, pan etc..solo hasta el mediodia.. los alimentos basados en proteinas como son las carnes, pescados, pollos, pavo, atun claras de huevo etc..los puedes tomar en cualquir momento del dia y las ensaladas por supuesto..evita los alimentos basados en azucares y la sal moderala bastante pero no la deseches de la dieta.. si no tienes problema con ella..te puedes permitir un dia trampa comiendo lo que te apestesca, pero solo un dia a la semana y caminando a diario unos 45min incrementando el ritmo..te deveria ayudar a perder unos kilitos... esto es agroso modo.