_____________________________

_____________________________

martes, 17 de febrero de 2009

Villar del Olmo feb 2009

No tenía muchas expectativas en este trial y sin embargo ha sido uno de los más bonitos y mejor marcados de lo que he corrido. No sólo por que ha sido el mejor resultado que obtenido en mi escasa y tardía vida de competición en trial clásico, sino porque creo que han sido unas zonas con un marcaje muy de corte clásico.

Las zonas eran fáciles pero con giros y subidas fuertes y espectaculares. Las primeras zonas, 1, 2 y 3, estaban juntas y para los que corríamos en C nos las dejaron para el final de cada una de las tres vueltas. Estas tres zonas eran de un corte parecido sobre tierra. La primera era sobre la ladera de un terraplén con una gran subida recta que terminaba en una curva para enlazar con la bajada correspondiente a la plataforma de salida, vuelta de nuevo a subir pero ahora en ladera y bajada y salida. Fácil.



La segunda era desde la misma plataforma que la zona 1, subir en curva hasta un repecho y por sendero también en ladera salir. La tercera tenía una fuerte subida que se acometía sin problemas aunque llegabas sin tracción a la cima y al final otra subida y bajada fuertes. Tres ceros en las tres vueltas.
La cuarta era un pelín más difícil con una escalón de piedra suelta en ladera que te descolocaba la moto. La quinta era a la salida de la famosa zona del tubo que nuestra categoría no hacía. Tenía más dificultad que las anteriores pues había un giro en pendiente que te dejaba cuesta abajo rápido y con descontrol. Luego tenías un giro comprometido y una fuerte subida con otro giro. De las más complicadas.
La sexta zona venía después de un gran tramo de interzona en medio de una zona de matorral. La más bonita a mi modo de ver y creo que para muchos un tanto complicada. Yo me marqué un 1 y sendos ceros en las tres vueltas. Tenía al inicio un giro en zeta con escalón que debías de tomar sesgado pero con precisión, después tenía un escalón hacia abajo y una subida en curva con un escalón dónde vi hacer estragos a mucha gente buena. Terminaba con un giro cerrado a la salida.

La séptima es la que estaba al lado de la carretera abandonada, cuya máxima dificultad era un giro muy cerrado el cual en dos ocasiones lo hice, en uno espectacularmente con la rueda al aire, pero de coña. Perdí muchos pies inútiles e innecesarios.

Por último la octava era una zona con una fuerte subida en pendiente que terminabas en una zona estrecha con un giro complicadillo. La primera vuelta se me clavó la bota en la estribera y al no poder sacar el pié se me fue la moto arañandome el cárter derecho. En la segunda vuelta hice 2 y en la tercera, 0.

El trial lo hice casi todo con la compañía de Alfonso Bardo que tuvo la paciencia de esperarme en todas las zonas. ¡Gracias!

Y después vino lo mejor. La comida con tres grandes tipos. Alfonso, Julian de Cabo y José María Domínguez. Muy agradable por la conversación y por el poder compartir afición y mantel.

2 comentarios:

Jose María dijo...

Pedazo de trial hiciste. Tu espectacular mejoría me hace pensar en pedir un control anti doping porque algo debes estar tomando.

Bueno, en serio, un placer compartir la comida con vosotros.

Perdona la tardanza en comentar tu entrada pero es que estoy más liado que la pata de un romano. No he vuelto a coger la moto desde Villar del Olmo. Estoy por dejar el trial y dedicarme al mus.

nacho247 dijo...

Gracias Jose María. Difruté mucho en el trial y en la comida posterior.

lo que me siento es cada vez más a gusto con la moto, pero ... ¡anda que no me queda!

A ver que nos preparas en Robledo. ¡Como sea la mitad que en Villar, lo vamos a pasar de miedo!