_____________________________

_____________________________

lunes, 24 de marzo de 2008

Cerrar cárteres

Es obvio que la parte más bonita de toda restauración o reparación a fondo es, sin duda, cuando te toca montar y recomponer todo lo que has reparado, retocado, limpiado... No te dejas escapar ni el minimo detalle. El ir reemplazando las piezas viejas por las nuevas parece que contagia al resto y si en ese momento te toca colocar por ejmplo un tornillo con restos de suciedad u oxido, no te lo piensas y lo cepillas y limpias hasta que parezca nuevo.


En mi caso la pieza estrella, lo que mandaba o mejor, la razón de haber montado todo el tinglado era el cigüeñal, que ya lo tenia reparado. Me lo repararon y centraron en Rectificados Calvet sitio muy recomendable. Cuando lo llevé, el tipo que me atendió fué un poco rehacio a repararmelo, porque era refabricar el manguetón entero y darle el tratamiento térmico adecuado, no allí en el mismo taller sino en otro sitio, no sé si me dijo por Leganés, y recificar superficies, conos y cilindros.

El tratamiento térmico del manguetón fué el templado y doble revenido, es decir, lo que en la asignatura de Metalurgia llamabamos bonificado. Este tratamiento termico, que afecta a toda la estructura de la pieza, consiste en llegar a una estructura austenitica, la mas tenaz para el acero. Con el templado a mas de 1000 grados, lo que consigues es una estructura cristalina martensitica, de gran dureza pero tambien fragilidad, no valida para un ciguenal. Por ello se le reviene a unos 400 grados, para conseguir cristales austeniticos. Para darle dureza sin comprometer la tenacidad, se le cementa, que no es mas que aportarle superficialmente carbono. El acero utilizado; el F1140. Me aseguró que quedaba mejor que el original y, aunque tenía localizado el cigüeñal original de repuesto y por precio me salia más o menos lo mismo, decidí que lo reparara él.


Y este fué el resultado.





Aparentemente perfecto, veremos en funcionamiento.
Por supuesto en la reparación incluía el arreglo de la cabeza de biela con jaulilla nueva ya que estaba en bastante mal estado. Tardó más o menos un par de semanas, justo antes de la Semana Santa, por lo que iba a tener toda las vacaciones para meterme a montar. Durante las dos semanas que estuvo el cigüeñal en reparación hice acopio de todo el material de repuesto que necesitaba. Retenes, rodamientos, chavetas, el bulón, juntas, tóricas de los tornillos del cárter, casquillos, etc.




Antes de empezar a montar limpie a conciencia los dos semicárteres y el plano de junta ligeramente lo repasé con piedra de esmeril para que hiciera el mejor cierre posible.






El nivel de limpieza era alto para que sobre todo los alojamientos de los rodamientos estuvieran libres de cualquier obstáculo para su asentamiento. Fuí montando rodamiento a rodamiento en sus alojamientos calentando la zona del cárter y, a veces, enfriando el rodamiento, pero siempre empujando por la cara lateral de la pista externa.





Me hice hasta una hoja excel para el cálculo de las arandelas de calado lateral, que prácticamente dejaba como estaban las arandelas a excepción de dos de 0, 10 mmm de cada eje primario y secundario.


En cuanto a los ejes del cambio los metí en el congelador de casa y además calentaba alojamientos para el cigüeñal y rodamientos para los del cambio.



























Y así quedo el motor después de cerrarlo.







El giro de todos los ejes era libre y el juego axial imperceptible. Las distancias entre los contrapesos y el carter prácticamente quedo invariada. Esto era importante porque en esta moto se centra la biela con el pistón mediante unas arandelas bastante especiales de diferentes espesores que se ajustan a cada lado de la jaulilla del pie de biela.





Estas arandelas las tienes en medidas de 4,1, de 4,3 y de 4,5 mm de tal forma que complementamos con dos de ellas hasta 8,6 mm, es decir 4,1 + 4,5 desplazariamos la biela 0,4 mm a un lado ó 4,3, + 4,3 centraríamos la biela o 4,5 + 4,1 y desplazaríamos hacia el otro lado. Estas arandelas no las pude conseguir por lo que me vino muy bien dejar el cigüeñal como estaba.

1 comentario:

rubenmontesacota dijo...

he puesto el enlace de tu blog en el mío. te tengo como referencia así que si quieres pegale un vistazo.
http://rubenmontesacota.wordpress.com

felicidades por tu blog.